Svalbard, la puerta al Ártico

Este fue, sin duda alguna, el lugar más raro en el que estuvimos. Quizá haya sido por la época en la que fuimos, por la mística que genera estar en uno de los puntos más recónditos de la Tierra o por su paisaje increíble y hostil al mismo tiempo. Cuesta unos días caer en dónde…