Svalbard, la puerta al Ártico

Este fue, sin duda alguna, el lugar más raro en el que estuvimos. Quizá haya sido por la época en la que fuimos, por la mística que genera estar en uno de los puntos más recónditos de la Tierra o por su paisaje increíble y hostil al mismo tiempo. Cuesta unos días caer en dónde estamos ubicados geográficamente. Pero, de todas formas, la experiencia que se vive en Svalbard dependerá en un 99% del momento del año en el que vayamos.

El archipiélago de Svalbard y Jan Mayen se encuentra bajo soberanía noruega pero no completamente. ¿Esto qué quiere decir? La moneda es la corona noruega (nok), su idioma es el noruego y responden a las políticas del mismo país. No obstante, estas islas son zonas libres de impuestos, por lo que todo lo que compremos acá será “tax free” (un poco más barato que en el continente). Además, hay que tener en cuenta que, a diferencia de Noruega, Svalbard se encuentra fuera del espacio Schengen; esto quiere decir que nos sellarán el pasaporte al salir y al volver a entrar a Oslo (o Tromso), y que el tiempo que estemos en la isla no nos sumará días para los que solo tenemos un tiempo limitado para estar en Europa.

¿Svalbard, Jan Mayen, Spitsbergen o Longyearbyen?

Bueno, acá cada cosa tiene su nombre y no son de los más fáciles. Cuando hablamos de Svalbard nos referimos al conjunto de islas que están al norte de Noruega en dirección al Polo, mientras que Jan Mayen es una isla solitaria en el Atlántico Norte entre Groenlandia y Noruega (a la altura de Tromso) que pertenece y le da nombre al archipiélago. Spitsbergen es la isla más grande de Svalbard, donde se ubica la principal ciudad de todas las islas: Longyearbyen.

Longyearbyen es el asentamiento urbano más septentrional del mundo. Su aeropuerto, Svalbard Lufthavn, es el que ofrece vuelos comerciales más boreal del mundo. Al igual que su iglesia, que es la que más al norte del mundo se encuentra. Y así podríamos continuar enumerando montones de cosas. Esta ciudad se ubica tan solo a 1300 km del Polo Norte y eso hace que la vida en este lugar sea algo especial. Tan solo 2000 personas viven de forma permanente en la isla, mientras que el número de osos polares supera los 3000. Este es el motivo por el que deberemos estar armados o en compañía de un guardia armado al salir de los límites de la ciudad.

51182332_610262026103475_720146654103076864_n
Cartel que marca el límite de la zona urbana

Cuándo ir a Svalbard

Esta es la pregunta del millón. La respuesta es: depende de lo que queramos ver.

  • De marzo a mayo. Es la temporada alta. Comienza en marzo, cuando el sol se asoma por primera vez en el año, y finaliza en mayo cuando no se oculta más. ¿Por qué esta es una de las mejores épocas para venir a Svalbard? Porque tenemos día y noche. Por lo tanto podremos disfrutar tanto de las actividades que requieren luz como de aquellas que se realizan a oscuras. Además de esto, durante los primeros días de marzo Longyearbyen se tiñe de tonalidades azules y rosadas gracias al débil resplandor solar que comienza a aparecer. Es magnífico.

  • De mayo a agosto. El día eterno. El verano en el Ártico puede ser tan hermoso como insoportable. Es ideal para vivir una de las experiencias más locas de la astrología: el sol de medianoche. Es la 1 am y es tan de día como a la 1 pm. Los pájaros parecen no tener reloj puesto que se la pasan cantando a toda hora. Conciliar el sueño durante esta época es todo un desafío, incluso tapando las ventanas y vendándose los ojos. Por otra parte, siempre será un buen momento para salir a disfrutar de los paisajes del Ártico.

  • De agosto a octubre. Los días empiezan a acortarse a una velocidad increíble hasta que a finales de octubre el sol ya no sale más. Este período de transición también es ideal para realizar las actividades que requieran luz y las que no. Durante estos meses la isla comienza a vestirse nuevamente de blanco.

  • De octubre a marzo. La noche polar. Durante estos meses la oscuridad es total, siendo la 1 pm igual que la 1 am. La temperatura media es de -15ºC aunque la sensación térmica siempre ronda los -21ºC durante todo el “día”. Además del frío extremo, el hecho de que sea siempre de noche reduce significativamente la visibilidad, por lo que no se puede apreciar tanto el paisaje que tenemos alrededor. Por otra parte, durante esta época siempre será un buen momento para ver las auroras boreales.

    Longyearbyen
    Svalbard a las 12 del mediodía


    ¿Cuándo fuimos nosotros
    ? En enero.

Cómo llegar a Svalbard

La única manera de acceder es por vía aérea. Las únicas aerolíneas que vuelan a la isla son Norwegian Airlines y SAS. La primera es la empresa low cost de Noruega y vuela a Longyearbyen (LYR) desde Oslo (OSL) y desde Tromso (TOS). La segunda es una aerolínea establecida en Dinamarca y Suecia, y vuela a Svalbard únicamente desde la capital noruega.
Los precios de Norwegian son mucho más económicos pero hay que tener en cuenta que se debe pagar extra por el equipaje de bodega; aún así, sigue siendo más conveniente que SAS.

Qué hacer en Svalbard

Teniendo en cuenta lo dicho antes, no todo lo que ofrece esta isla se puede hacer en cualquier época del año. Estas son las principales actividades para hacer en Svalbard con una escala entre uno y cinco “$” dependiendo el precio.

Por cuenta propia

  • Museo de Svalbard [$$$$$]. Está ubicado en el centro de Longyearbyen y la entrada cuesta USD 9 por persona. Acá podremos ver la historia del archipiélago, su geografía polar y conoceremos en tamaño real a todas las especies que pueblan estas islas.

  • Svalbard Kirke [$$$$$]. Esta es la iglesia más septentrional del mundo. Está al pie de una de las montañas que limitan la ciudad y su interior es muy acogedor. En la sala principal hay un salón con mesas para sentarse a tomar el té con masitas y al fondo se encuentra el espacio para celebrar las misas.

    img_6103
    Svalbard Kirke

  • Biblioteca Pública de Longyearbyen [$$$$$]. Esta quizás no sea una atracción que todo el mundo pondrá en su itinerario cuando visita Svalbard pero fue para nosotros una salvación. Para huir de los constantes recordatorios que nuestro host de Airbnb nos repetía a cada hora acerca de las reglas de su departamento, casi todos los días terminábamos trabajando con nuestras computadoras en esta increíble biblioteca. Enorme, cómoda y vacía. Es ideal para ir y ponerse a ojear algún libro con fotos del Ártico tirado en uno de sus puff.

  • Museo de la Expedición al Polo Norte [$$$$$]. El North Pole Expedition Museum, como el nombre lo indica, nos muestra cómo fueron las primeras expediciones que se hicieron al Polo. Es un lugar más pequeño que el Svalbard Museum, la entrada cuesta USD 10 y tiene una validez de hasta tres días. Tener en cuenta que el museo cierra durante el invierno, por lo que los meses en los que abre al público son de febrero a septiembre.

Excursiones

  • Trineo de perros [$$$$$]. Es sin duda una de las experiencias más espectaculares que hay. También conocido como dog sledding, es una de las principales atracciones del lugar. Sí o sí hay que contratar una excursión en la que la empresa nos pasará a buscar por nuestro alojamiento y nos llevará al refugio de los Alaskan husky con una parada previa para cambiarnos la ropa. Allí viven cerca de 70 perros cuyo hábitat es la nieve y los -20ºC habituales. Luego de conocerlos y dejar que nos salten, laman y juegen, ubicaremos a seis de ellos en cada trineo y saldremos a explorar el Ártico. La duración de la actividad varía dependiendo lo que incluya la excursión y la empresa que hayamos elegido, pero el mínimo es de 4 horas desde que nos pasan a buscar. El precio promedio es de USD 150 por persona.
    Es una actividad para realizar en cualquier momento del año, pero sin duda lo mejor es hacerlo en el invierno soleado (marzo – mayo) para poder apreciar la inmensidad del paisaje. Nosotros lo hicimos durante la noche polar (enero) y, si bien no había mucha visibilidad, tuvimos la suerte de tener una gigante aurora boreal justo sobre nosotros.

    img_6126
    Refugio de Alaskan husky

  • Moto de nieve [$$$$$]. Otra de las típicas actividades en Svalbard. Este es el principal medio de transporte de los habitantes de la isla, dado que para llegar a otras localidades fuera de Longyearbyen no existen calles. Esta experiencia tiene múltiples variantes. Desde un paseo por el día en las afueras de la ciudad hasta una excursión de 5 días o más en la costa este de Spitsbergen con comidas y alojamiento incluido. De todos modos, el precio del tour más económico ronda los USD 300 por persona.

  • Esquí [$$$$$]. Para los que pueden aguantar el equilibrio este es uno de los infaltables de todo destino invernal. En Svalbard hay nieve de sobra y al ser una zona montañosa, cientos de esquiadores vienen a deslizarse por sus laderas. Siempre con un guía armado o contratando excursiones, que cuestan a partir de USD 120 por persona.

  • Cueva de hielo [$$$$$]. En esta excursión nos llevarán a un glaciar que se encuentra a pocos minutos de Longyearbyen, sobre el que caminaremos durante 2 horas hasta llegar a la entrada de la cueva. Esta es una de las actividades más populares junto con el dog sledding. Son típicas las fotos dentro de la cueva con distintas tonalidades de azules gracias al efecto del hielo. El costo es de USD 80 por persona.

  • Trekking [$$$$$]. Como dijimos antes, Svalbard está lleno de montañas. Y al no poder salir de las zonas delimitadas con total libertad, esto también necesitamos hacerlo con una excursión. La mayoría de los trekking se los realiza cuando la nieve se derrite, a partir de mayo. Los precios empiezan desde los USD 60 y pueden elevarse hasta los USD 120.

  • Cruceros [$$$$$]2. Si contamos con los ahorros suficientes podemos deleitarnos con un crucero por el Ártico. Casi todos salen desde Logyearbyen y visitan los otros asentamientos de la isla: Pyramiden, Ny-Aalesund y Barentsburg, entre otros. La duración de estos viajes es muy variable; tenemos desde un día y medio hasta más de una semana. Esta es la actividad ideal para salir a ver la vida salvaje de Svalbard. Acá podremos ver ballenas, zorros árticos, morsas y, si tenemos suerte, también osos polares. Claro que los precios acompañan a la situación. El costo por persona puede rondar entre los USD 220 y los USD 2400.

  • Aurora boreal [$$$$$]. ¿Gratis? Bueno, claro que uno siempre puede contratar una de esas excursiones que nos llevan a las afueras para no tener contaminación lumínica. Pero de todas formas, al ser Longyearbyen una ciudad pequeña no impide apreciar la aurora si las condiciones están dadas. Basta con alejarse de las calles principales en dirección a las montañas y ya tendremos la oscuridad suficiente para poder verlas. Otra opción es contratar alguna excursión nocturna como la del trineo de perros y de esa forma tendremos dos atracciones en una.
    Lo que hay que tener en cuenta para verlas es que no solo debe haber actividad geomagnética a la altura de Svalbard, sino que además el cielo tiene que estar completamente despejado. También hay que considerar que a partir de mayo las horas de oscuridad ya dejan de ser suficientes como para poder observar una aurora.

En resumen…

Visitar Svalbard es toda una aventura, sin lugar a dudas. Si les gustan los lugares extremos y son de los fanáticos que les gusta sumar los lugares “más … del mundo” en su currículum viajero como nosotros, entonces tienen que venir.
Nuestro consejo, intenten venir en época de transición. Sobre todo en marzo y abril, ya que hay día y noche y aún está todo nevado. Nosotros fuimos en enero y si bien vimos las auroras y experimentamos el fenómeno de la noche polar, nos quedamos sin ver la inmensidad del lugar donde estábamos. (Cuando nos dimos cuenta de eso, estábamos como Phoebe cuando pierde al PAC-MAN).

img_6093
Longyearbyen, Svalbard

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s