Fez, el laberinto más grande del mundo

Fez es una prueba para todos tus sentidos. A diferencia de Marrakech, esta es una ciudad donde las costumbres y la cultura del islam se sienten muy en crudo por ser la más tradicional del país. Quien viaja a Marruecos por lo general lo hace para ver cómo es esa vida del mundo árabe atraído por su gente, su comida, su historia, arquitectura y, claro, por el desierto. 

Cuándo ir a Fez

La mejor época para ir a esta ciudad (y a Marruecos en general) es en los períodos entre estaciones. Es decir, entre marzo y mayo, y entre septiembre y noviembre, que es cuando las temperaturas están agradables. Durante el invierno no nos vamos a congelar, pero podemos pasar bastante frío por las noches; mientras que en el verano podemos encontrarnos caminando por la medina con 40ºC a la sombra.

Cómo ir del aeropuerto a la medina

Transportarse en África es todo un tema, y Marruecos no es la excepción. No hay un metro que llegue ni horarios específicos de salida de buses como para llegar con todo organizado. Hay dos opciones, a menos que uno ya cuente con un tour programado que incluya el traslado desde y hacia el aeropuerto.

  • Autobús. El que va para el centro de la ciudad es el número 16 y tarda aproximadamente 40 minutos. El valor del boleto es de 4 dirham (USD 0,42) y no tiene horarios definidos, por lo que es recomendable tener paciencia.
  • Taxi. Si van a optar por tomarse taxis en Marruecos (y en todo África es igual) nunca, pero nunca se suban sin aclarar el precio de antemano. Acá se suele pelear el costo del viaje antes de subirse. Siempre conviene tener una idea previa de cuánto puede salir por el trayecto que estemos por realizar. Los marroquíes nos van a ver la cara de turistas y van a quintiplicar los precios, por lo que uno tiene que ponerse firme y bajarle el número lo más posible. Lo bueno es que de eso no hay que preocuparse apenas llegamos, dado que los precios para los trayectos del aeropuerto a la ciudad estan preestablecidos. Si vamos a la ciudad nueva nos costará un aproximado de 140 dirhams (USD 14,80) y si vamos a la medina costará cerca de 150 dirhams (USD 15,80).

Dónde alojarse

Fez está dividida en dos partes: la Ciudad Nueva o Ville Nouvelle, que es una zona bastante “occidentalizada” con centros comerciales, cafeterías, restaurantes y muchas cadenas como Paul, Brioche Dorée y hasta Mc Donald’s, y la Ciudad Vieja o medina, donde las tradiciones ancestrales del islam se sienten en cada paso que damos por este inmenso laberinto.
Si venimos a Marruecos es porque estamos interesados en ver de cerca la cultura musulmana, y dónde mejor que en Fez para vivir esta inigualable experiencia. Por esto aconsejamos indudablemente hospedarse en la medina. Veremos mugre, seremos atocigados cerca de 30 veces por día, nos vamos a perder más de una vez y nos despertará el llamado al rezo de las 3 am. Pero aún así, van a irse con ganas de volver.

Qué hacer en Fez

Nosotros estuvimos dos semanas en esta ciudad, por lo que descubrimos innumerable cantidad de atractivos. Estos son algunos de ellos:

  • Recorrer los zocos de la medina. O el típico “perderse en la medina” que encontraremos en todos los blogs o guías de turismo de la mayoría de las ciudades de Marruecos. Pero es que es verdad. Los zocos son los mercados que adornan las laberínticas callejuelas de Fez y cuyos vendedores serán algo insistentes para que entremos a ver su mercadería (en caso que queramos comprar algo, hay que estar preparado para regatear).

    medina
    Medina de Fez
  • Bab Bou Jeloud (Puerta Azul). Esta es la puerta de entrada a la ciudad vieja más ornamentada de todas. Es muy común verla plagada de turistas sacando fotos, por lo que recomendamos ir temprano (además de que tampoco va a haber locales ya que marroquíes se levantan tarde).

    Puerta Azul
    Bab Bou Jeloud
  • Hacer la Ruta de los Artesanos. Es un recorrido por las calles de la medina que está señalizado, y que empieza en la Plaza Boujloud.

  • Visitar la Curtiduría Chouwara. Esta es la más grande de las cuatro curtidurías tradicionales de Fez, y la más visitada. Es recomendable subir al balcón de algunos de los negocios que la rodean para poder tener una vista panorámica y sacar mejores fotos.

    IMG_8359
    Curtiduría Chouwara
  • Palacio Real de Fez. Como la mayoría de los edificios musulmanes, no podemos entrar en este lugar. Pero se puede llegar hasta la puerta de entrada y admirar el increíble trabajo arquitectónico de su fachada.

    IMG_8379
    Vista exterior del Palacio Real
  • Caminar por el barrio judío (Mellah). Está situado al lado del Palacio Real y este es un área de la medina que se encuentra bastante venida abajo, por lo que tiene su encanto. El nombre “Mellah” viene de la palabra “sal” en árabe, que era lo que los judíos usaban como moneda en la antigüedad.

  • Mezquita Al Karaouine. Este templo es conocido por albergar la universidad más antigua del mundo; uno de los principales centros de aprendizaje del islam. Tampoco se puede entrar, pero desde la puerta podremos ver algo de su inmenso patio interior.

  • Entrar a la Medersa Attarine. Las medersas (o madrazas) son escuelas donde se aprenden las enseñanzas coránicas. Esta en particular es de las más hermosas de Fez. En su interior vamos a ver mosaicos con frases del Corán (libro sagrado del islam) e increíbles columnas y puertas como para quedarse con la boca abierta.

  • Plaza Seffarine. Indudablemente pasemos por esta plaza en alguna de nuestras caminatas por la medina. En este pequeño pulmón de concreto ubicado en el corazón del “laberinto” nos va a llamar la atención el ruido metálico de los artesanos caldereros realizando su trabajo. No caminemos dubitativos acá porque es un lugar ideal para que los marroquíes se nos peguen para guiarnos a donde queramos ir (y cobrarnos después, claro). En esta plaza podemos descubrir también la Biblioteca Karaouine y la Medersa Attarine.

  • Contemplar las increíbles vistas desde las ruinas de las Tumbas Meriníes. Estas ruinas se ubican en lo alto de la colina El-Kolla, uno de los puntos más elevados de la ciudad. Desde este punto tendremos una vista de toda la medina de Fez. Aconsejamos ir cerca del atardecer para ver cómo el sol le da una tonalidad anaranjada a toda la ciudad. Es un lugar al que es necesario tomar un taxi para llegar, dado que es bastante grande la distancia.

     

    IMG_8515
    Medina de Fez desde El-Kolla
  • Visitar la ciudad nueva (Ville Nouvelle). Si bien es una ciudad más como las que estamos acostumbrados a ver, es interesante ver las dos caras de Fez. Notar los contrastes dentro de una misma cultura y notar que acá también hay centros comerciales, Mc Donald’s, Paul, Carrefour, etc.

  • Tomar un té de menta en la terraza de un café. Esta es de las bebidas más tradicionales de Marruecos y qué mejor que probarla admirando la inmensidad de la medina desde la altura.

  • Probar tajine, couscous y pastilla. Estos son, a nuestro parecer, los platos típicos más característicos de Marruecos. El tajine consta de vegetales cocinados al vapor con distintos acompañantes (pollo al limón, carne, aceitunas, etc.). El couscous es parecido al tajine pero este contiene sémola de trigo además de vegetales y carne. La pastilla (el que más nos gustó) es un hojaldrado con varias capas de masa filo y rellenas de pollo, almendras, cebolla y perejil.

Escapadas desde Fez

Esta es una ciudad con una ubicación privilegiada. A su alrededor tenemos lugares que valen mucho la pena visitar si se tiene algo de tiempo. 

  • Mequinez. A 50 minutos de Fez nos encontramos con otra de las ciudades imperiales. Está ubicada en un valle del Medio Atlas y es una visita de paso para quien va a conocer las ruinas romanas de Volubilis. Pero si estamos con tiempo y queremos recorrer esta pequeña ciudad tranquilos, tenemos varios puntos de interés.
    Bab el Mansour. Es un inmenso portal de entrada a la ciudad, digno de unas cuantas fotos. Esta es la puerta más grande de África del Norte.
    Medersa Bou Inania. Esta madrasa fue fundada en el año 1356 y es reconocida por su increíble arquitectura meriní.
    – Museo Dar Jamai. Este es un palacio al que se puede visitar sus jardines y ver la arquitectura tradicional marroquí.

  • Volubilis. Sí. Los romanos también anduvieron por estas zonas. Esta ciudad fue fundada por los cartaginenses en el siglo III a. C. y es actualmente el yacimiento romano mejor preservado en todo el norte de África. Es reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997.
    El precio de entrada cuesta 10 dirhams (USD 1) y se puede llegar desde Mequinez por diferentes medios.

    IMG_8934
    Ruinas romanas de Volubilis

    ¿Cómo llegar a Volubilis desde Mequinez? 

    La primera de las opciones es la más económica, aunque también la más agotadora. Para llegar en transporte público debemos tomarnos el autobús de la línea 15 que pasa por enfrente de la estación de buses. Tras 1 hora de viaje, nos tenemos que bajar en el pueblo de Mulay Idris, a 4 km de las ruinas romanas. En este lugar hay taxis que te van a pedir una fortuna para llevarte a Volubilis, asustándote de lo lejos que queda. Sin embargo, de elegir esta opción, recomendamos caminar la distancia faltante ya que en menos de una hora se lo puede hacer sin problemas.
    Otra opción es tomarse un grand taxi. Estos son taxis compartidos en los que entran hasta 7 personas y cuesta un aproximado de 15 dirhams (USD 1,5) por persona, negociando previamente con el conductor. Estos son automóviles más grandes que un coche común, y no salen hasta no estar llenos.
    La tercera opción para ir por nuestra cuenta es el petit taxi. Estos son taxis comunes que nos querrán llevar hasta Volubilis, esperar 1 hora y luego volver a traernos a Mequinez. Los desorbitantes precios que manejan estos señores no bajarán de los 300 dirhams (USD 30), siendo alguna de las dos primeras opciones las más convenientes económicamente.

  • Ifrane. Esta es la Suiza marroquí. Ubicada en el Medio Atlas, esta ciudad de arquitectura centroeuropea es un imán para el turismo de invierno. Gracias a la altitud en la que se encuentra, es uno de los pocos lugares en Marruecos donde podremos ver nieve. Es muy famosa por sus centros de esquí y sus calles pintorescas, y se la puede disfrutar observando sus casas con techo a dos aguas mientras tomamos un café en la avenida principal.

  • Bosque de cedros de Azrou. En las afueras de la cálida ciudad de Azrou podremos llegar a su principal atractivo: el bosque de cedros. Pero no son los árboles los protagonistas del lugar. Cientos de monos vendrán a recibirnos cuando nos internemos en el bosque, pero nos ignorarán si se percatan de que no tenemos maní. Hambrientos como si nunca hubieran comido, se nos van a trepar (literalmente) cuando vean que compramos una bolsa. Más allá de este entretenimiento, es un lugar muy pacífico para disfrutar de un rato entre la naturaleza.

    Azrou
    Bosque de cedros de Azrou

En resumen…

Fez es la ciudad más tradicional y conservadora de todo el reino. Acá veremos las costumbres musulmanas en su máximo esplendor sin tanto maquillaje para el turismo. De esta ciudad, ubicada al norte de Marruecos, podremos visitar la ciudad azul de Chefchaouen, ir a la turística Marrakech desde donde podremos partir al desierto del Sahara, y también incluso recorrer las ciudades de la costa (Rabat, Casablanca y Tánger).

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Zuzi dice:

    Islandia me pareció maravilloso!!!! Tantas cosas increíbles de la naturaleza que no se las ve en cualquier lado, como todo lo que nos hicieron conocer en el recorrido del círculo dorado, del regreso a Reikiavik y lugares maravillosos imposibles de nombrar. Realmente me encantó. Un destino digno para felicitarlos por la elección!!!🤗🤗🤗😍😍😍

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s