Medellín y su eterna primavera

Pisamos Colombia en Medellín. La “ciudad de la eterna primavera” nos recibió un caluroso y soleado día de diciembre. Una de las primeras cosas distintivas que nos marcó para siempre fue el acento paisa. ¡Háblennos dos horas seguidas! Es tan particular la tonada de sus habitantes, que hasta colombianos de otras partes del país intentan imitarlos (nosotros también lo hicimos). Como para no hacerlo, si fue esta ciudad la que nos albergó un mes entero. Sí, 30 días que los resumiremos en datos prácticos del lugar y en qué atracciones visitar.

Datos prácticos

  • TRANSPORTE: Si de algo están orgullosos los paisas es de su sistema de Metro. Es la única ciudad de Colombia que cuenta con este servicio que, ademas de conectar todos los puntos, incluye el metrocable: una suerte de teleféricos para acceder a los barrios más adentrados en las montañas. El precio del viaje es de $2400 (USD 0,80). Nosotros contamos con que a nuestra host de Airbnb le sobraba una tarjeta Cívica al Portador, recargable, y con la cual cada viaje cuesta $2190 (USD 0,72).
  • COMIDAS TÍPICAS: Muy disputadas con sus hermanos venezolanos, las arepas son el plato colombiano por excelencia. Se trata de una masa redonda hecha principalmente con maíz y agua, que se cocina a la plancha o a la parrilla (algunas también las fríen) y se les puede echar encima carne, frijoles o porotos negros, plátano maduro frito, pollo, palta o aguacate, salsas, queso… Raramente las veamos rellenas, ya que ese es una distinción de las arepas de Venezuela. Pero la arepa dijimos que es un plato del país en general. Si nos enfocamos en la región de Antioquia particularmente, no podemos dejar de nombrar su famosa bandeja paisa. Con colesterol y calorías por donde se la mire, es un plato amado por los colombianos y que lleva arroz blanco, carne, huevo frito, plátano maduro frito, chicharrón, chorizo, frijoles, tomate, palta, hogao (salsa de tomate y cebolla), arepa y de acompañamiento mazamorra (maíz hervido y leche). Puede ir acompañado de una bebida que generalmente la toman caliente, que es el agua de panela. La panela es un dulce que proviene de la caña de azúcar y que al diluirlo en agua caliente se forma esta bebida. ¡No se sorprendan si en el desayuno colombiano los ven tirar queso dentro del agua de panela! Es lo más común del mundo y ellos afirman que es de lo más delicioso que hay. Les creemos, pero de todas formas, no nos animamos a probarlo.
  • CUÁNDO IR: Como su apodo dice, en Medellín todo el año es primavera. Quizás lo más recomendable es visitarlo entre diciembre y marzo, cuando es la época seca, ya que si bien hace calor no se lo sufre tanto. No obstante, cualquier época del año es buena para ir.
  • DÓNDE ALOJARSE: Las mejores zonas para hospedarse en Medellín son, por un lado, el barrio de Laureles (donde estuvimos nosotros), y por el otro, el barrio El Poblado. Este último es la zona más chic y con toda la onda para salir a tomar algo por la noche en sus bares y pubs. Hay miles de opciones de hostels y hoteles, pero nosotros optamos en un Airbnb ya que nos resultó la opción más económica.

Qué visitar

Uff, tantas cosas.
Empecemos por un infaltable. Una de las principales atracciones para ir grandes y chicos es el Parque Explora. Hay que disponer de una tarde entera para visitar este museo de ciencia interactivo que nos va a hacer ser niños otra vez. Cuenta con el acuario más grande de Sudamérica, un Vivario con especies exóticas, y muchas salas interactivas de exposiciones diversas para seguir aprendiendo cada vez más. Los horarios de apertura son de martes a viernes: 8:30 a 17:30 hs; y sábados, domingos y feriados: 10:00 a 18:30 hs. El precio de la entrada cuesta $25.500 (USD 8,35) y si además estamos interesados en acceder al Domo Planetario (requiere reserva), donde proyectan un simpático video del sistema solar, el precio final es de $38.500 (USD 12,60). Para más información se puede visitar su sitio web.

DCIM101GOPROGOPR1651.JPG
Parque Explora.

Sigamos hablando de parques, pero esta vez de uno inmenso y con pura naturaleza. Se trata del Parque Arví. O, formalmente, Parque Regional Ecoturístico Arví. Este pulmón de 16.000 hectáreas está a minutos de la ciudad y es el lugar ideal para los amantes de las actividades al aire libre. Apenas llegamos nos reciben puestos de comida que difícilmente pasemos desapercibidos. Empanadas, sándwiches, arepas, frutas, chocolates y muchas otras delicias artesanales te van a atraer sin dejarte avanzar. Pero sigamos, porque tenemos muchos senderos que nos invitarán a internanos en la naturaleza y contemplarla desde miradores; así como también nos podemos topar con cascadas, lagunas y muchas otras sorpresas más. El acceso al Parque es una atractivo más. Podemos llegar mediante una línea especial de metrocable: la línea L (o línea Arví) en la estación Santo Domingo, que cuesta $2500 (USD 0,80). Durante el recorrido vamos a cruzar las montañas y los inmensos bosques nos mirarán desde abajo. Empezando con una panorámica completa de Medellín, luego de 14 minutos estaremos llegando a la entrada de Arví. También se puede acceder en transporte público con el bus de la empresa TRANSACOOP desde la Carrera 42 con la Calle 50. Los días y horarios de apertura son de martes a domingo, entre las 9:00 y las 18:00 hs.

IMG_4735
Sendero en Parque Arví

Plaza Botero. En pleno centro de Medellín tenemos una gran plaza con esculturas de proporciones que llaman un poco la atención. Se trata de obras hechas por el mismísimo Fernando Botero, el artista colombiano famoso por sus personajes de exageradas proporciones. Rodeando este espacio se encuentra el Museo de Antioquia, donde podemos encontrar más trabajos del autor además de muchísimas otras exposiciones. La entrada al museo cuesta $18.000 (USD 5,85) para extranjeros, mientras que para los visitantes nacionales es de un valor de $12.000 (USD 3,90).

Ahora, muchos quizás conocieron Medellín a través de una triste historia que sumió a Colombia en una mala fama y que aún hoy en día intenta erradicar. Para quienes les interese conocer algo sobre los dramas que vivió el pueblo colombiano con las guerras y conflictos armados del pasado no tan distante, les recomendamos visitar el Museo Casa de la Memoria. Este espacio gratuito es en parte un homenaje a las miles de víctimas que se cobró el narcotráfico, y les podemos asegurar que uno no es el mismo cuando sale de ahí.

Para conocer más de cerca a Medellín y su gente, una visita a la Comuna 13 es indispensable. Impenetrable en el pasado, mega turística en el presente. Este recorrido se realiza con un tour que nos contará la historia de esta zona de la ciudad habitada en su origen por inmigrantes, y cómo fue transformándose de un área peligrosa al santuario de los graffitis. Carguen las baterías de sus cámaras, porque se van a cansar de fotografiar murales impresionantes que los jóvenes de la Comuna realizan para decorar su barrio. El tour es guiado por chicos del lugar y dura 4 horas. El precio de la visita es de $20.000 (USD 6,50) por persona, y el grupo que los organiza es Casa Kolacho (Graffitour).

IMG_4502
Comuna 13

Para los que visiten esta ciudad en diciembre, prepárense para quedar encandilados de emoción con el evento en el que mas de 14 millones de bombillas son las protagonistas. El alumbrado navideño de Medellín es una verdadera tradición de fin de año que atrae a miles de extranjeros y locales. Es un orgullo de los paisas que su ciudad sea de las más alegres del país, con decoraciones de todo tipo iluminando el cielo. Son muchos los puntos donde se puede disfrutar de estos alumbrados, pero el principal se encuentra en el Parque Norte, donde desde el primer momento quedás maravillado con las decoraciones navideñas. Árboles, estatuas, columnas, césped, puestos de comida, barandas. Nada está a salvo de las luces coloridas. Ideal para ir en familia (por la noche, claro) y cenar en los puestos del Parque unas riquísimas arepas o las deliciosas empanadas de iglesia (pequeñas y rellenas de papa). El precio del 2017 fue de $11.000 (USD 3,62).

DCIM101GOPROGOPR1627.JPG
Alumbrado navideño en Parque Norte

Por último (y no menos importante) recomendamos que todo aquél que visite Medellín vaya al increíble Pueblito Paisa. Ubicado en la cima del cerro Nutibara, se trata de una recreación de lo que solían ser los antiguos asentamientos de la región de Antioquia. Se lo puede subir fácilmente por un sendero de unos 30 minutos tanto de día como de noche (hay mucha gente y está bien iluminado). La subida es súper fácil (lo subimos con una de nuestras madres), pero para aquellos que prefieran, también está la opción de hacerlo en auto (o Uber). Una vez arriba, tenemos el Museo de la Ciudad que recrea las tradiciones antioqueñas, y también se pueden disfrutar de únicas vistas panorámicas de la ciudad. También es el lugar ideal para probar la bandeja paisa, el plato típico de Antioquia en los puestos de comida donde la gente te invita (insistentemente) a que te sientes a comer en su negocio.

Así que si estás pensando en ir a Colombia, te recomendamos no pasar por alto Medellín. Su comida, su gente, sus lugares y la alegría que se respira en el aire ya son motivos suficientes para vivir esta eterna primavera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s